School Rubric

Apoye nuestra misión de conectar y compartir información con educadores de todo el mundo.

¿Cómo puede un líder usar datos para impactar el aprendizaje y la enseñanza?

 “Por hermosa que sea una estrategia, de vez en cuando deberías mirar los resultados”. -Winston Churchill
“Por hermosa que sea una estrategia, de vez en cuando deberías mirar los resultados”. -Winston Churchill

El liderazgo educativo audaz es una decisión que un líder escolar toma todos los días. Algunas de esas decisiones vienen en forma de planificación, contratación, establecimiento de sistemas, etc. para crear una cultura de aprendizaje, pero otras implican implementar y monitorear un sistema. En la Parte 1 de nuestra serie, ¿Qué significa ser un líder educativo?, examinamos algunas de las investigaciones sobre por qué el liderazgo educativo es tan importante, así como las características de los líderes escolares excepcionales. Parte 2, ¿Cómo puede un líder educativo impactar el plan de estudios? exploró ideas y actividades que los líderes escolares pueden implementar para mejorar y apoyar el plan de estudios. En la Parte 3, ¿Cómo puede un líder impactar la instrucción? Compartimos algunas de las formas en que los líderes escolares pueden impactar el aprendizaje y la enseñanza en su campus. Esta sección ofrece nuevas ideas y recordatorios sobre cómo los líderes escolares y su personal pueden usar los datos como una herramienta para mejorar.

Cultura de uso de datos

Uno de nuestros mayores desafíos como educadores sigue siendo tratar de determinar qué datos son más importantes y luego usarlos para mejorar nuestro oficio. Si los maestros y los estudiantes no creen en una evaluación, los datos que proporciona (no importa cuán precisos sean) se volverán inútiles. Puede ser increíblemente difícil generar confianza en la evaluación, pero la alfabetización en evaluación proporciona una base para generar la confianza y la credibilidad necesarias.

Lo animo a desafiarse a sí mismo a pensar de manera diferente sobre la sobrecarga de información y cómo proporcionarles a los maestros confianza en la evaluación dedicando tiempo y esfuerzo a cómo usar la evaluación formativa en particular para impactar la instrucción. Cuando la inversión de tiempo y experiencia se ha destinado a un plan de estudios y una planificación de alta calidad, y si la instrucción ha respondido a las necesidades de los estudiantes, la información recopilada puede y debe impulsar tanto la evaluación como los próximos pasos para el aprendizaje.

El desarrollo de una cultura de indagación en torno a las prácticas y los resultados les permite a los maestros desarrollar formas de confiar en los datos y en los líderes escolares y brinda tiempo y espacio para completar un ciclo de aprendizaje que incluye el plan de estudios, la instrucción y la evaluación en el camino hacia una instrucción ambiciosa mejorada en el salón de clases y en todo su campus.

“Con demasiada frecuencia, los maestros usan datos para descubrir dónde sus alumnos son débiles o para identificar habilidades o conceptos que sus alumnos no dominan y luego se detienen allí. En estos casos, los maestros ven solo la mitad del problema. A menos y hasta que los maestros vinculen estas debilidades de los estudiantes con la práctica docente, es decir, las debilidades de la instrucción, no podrán avanzar en la solución del problema”. -Dan Venables, La práctica de los PLC auténticos
“Con demasiada frecuencia, los maestros usan datos para descubrir dónde sus alumnos son débiles o para identificar habilidades o conceptos que sus alumnos no dominan y luego se detienen allí. En estos casos, los maestros ven solo la mitad del problema. A menos y hasta que los maestros vinculen estas debilidades de los estudiantes con la práctica docente, es decir, las debilidades de la instrucción, no podrán avanzar en la solución del problema”. -Dan Venables, La práctica de los PLC auténticos

Múltiples medidas de datos

Uno de los trabajos más importantes de un líder instruccional audaz es determinar cuáles son las cosas más importantes para captar su atención. Esto puede ser difícil con toda la información y las preguntas que tenemos frente a nosotros todos los días. Además, algunas cosas, como el bienestar de los estudiantes, pueden ser difíciles de evaluar. Sin embargo, Todo lo que haces en las escuelas es cuantificable: realmente, de Victoria Bernhardt, comparte la importancia de desarrollar una cultura de investigación que incluya medidas distintas de las calificaciones de las pruebas cuando se intenta acceder a los resultados. Al revisar los datos en áreas como la demografía, el aprendizaje de los estudiantes, las percepciones y los procesos, un líder puede obtener una imagen más clara de lo que está sucediendo en la escuela y garantizar que se satisfagan las necesidades de TODOS los estudiantes. Se ha vuelto popular entre los administradores tener un “panel de datos” y es una buena idea encontrar una manera de resaltar lo que es más importante para usted. La clave para la mejora educativa: los datos y cómo los usamos pueden brindarle el camino que necesita para combinar las medidas apropiadas y enfocarlas en su campus.

“El liderazgo excepcional requiere que elijamos las cosas correctas en las que enfocarnos y luego dediquemos nuestros esfuerzos continuos a ellas con ‘simplicidad y diligencia’ (Mike Schmoker, Leading With Focus; p. 25)”.
“El liderazgo excepcional requiere que elijamos las cosas correctas en las que enfocarnos y luego dediquemos nuestros esfuerzos continuos a ellas con ‘simplicidad y diligencia’ (Mike Schmoker, Leading With Focus; p. 25)”.

Rico en datos, pobre en información

Casi todas las escuelas en los Estados Unidos son ricas en datos, pero uno de nuestros mayores desafíos sigue siendo tratar de determinar qué datos son más importantes y luego usarlos para mejorar el aprendizaje y la enseñanza.

Hace unos años, comencé a pedirles a los líderes escolares que trataran de pensar de manera diferente sobre la información que recopilaban sobre su escuela. Empecé a abogar por un enfoque más basado en la indagación. Hacer buenas preguntas sobre nuestras prácticas puede llevarnos a una mejor comprensión de nuestros resultados. Otras profesiones, como científicos, médicos, oficiales de policía, etc., a menudo recopilan múltiples fuentes de datos para abordar un área específica. A medida que recopilan más datos, se vuelven expertos y también comienzan a clasificar la información para determinar cuál es la más importante o la que puede tener el mayor impacto para identificar una solución o el siguiente nivel de trabajo. Los líderes que desarrollan una cultura de investigación de datos encontrarán que la curiosidad que fomentan puede ser el catalizador del cambio en la práctica si se exploran las preguntas correctas.

Repetidamente, los administradores escolares se reúnen con los maestros y trabajan para derribar las barreras para mejorar la escuela. Sin embargo, no importa cuán bien intencionados puedan ser, todos trabajan con su propio conjunto de suposiciones sobre lo que funciona y lo que no. Rara vez los educadores pueden resolver los problemas de rendimiento de los estudiantes sin una comprensión común de qué problema están tratando de resolver, pero lo que es más importante, rara vez se toman el tiempo para examinar la evidencia del impacto de una manera imparcial y basada en la investigación. Los educadores, quizás más que cualquier otra profesión, usan su corazón y sus instintos para hacer suposiciones sobre lo que funciona mejor para sus hijos. Sin embargo, esto plantea un problema de varias maneras. En el libro Rondas Instruccionales, se señala:

“En los Estados Unidos, tenemos más variación en el rendimiento de los estudiantes que casi todos nuestros pares internacionales, y es muy importante en qué aula se encuentran los estudiantes”. (Fiarman et al., 2009, Rondas de instrucción; pág. 32)
“En los Estados Unidos, tenemos más variación en el rendimiento de los estudiantes que casi todos nuestros pares internacionales, y es muy importante en qué aula se encuentran los estudiantes”. (Fiarman et al., 2009, Rondas de instrucción; pág. 32)

Cómo los PLC manejan bien los datos

Para garantizar la colaboración y la alineación de los maestros, es esencial que el tiempo de PLC con los maestros se utilice no solo para planificar el aprendizaje, sino también para aprender de los datos para informar la instrucción. Las muestras de cómo los PLC hacen bien los datos pueden ser abundantes, pero la clave es aspirar a la consistencia en el desarrollo de protocolos y un cronograma efectivo para brindar orientación para las discusiones intencionales basadas en datos en momentos periódicos. A menudo, se pierde información valiosa porque no se dedica tiempo a aprender de los datos para ajustar la instrucción futura o identificar las necesidades inmediatas de los estudiantes.

¿Identificación de problemas o resolución de problemas?

Una pregunta reflexiva final a considerar por un líder educativo gira en torno a lo que yo llamaría una auditoría de uso de datos. Comienza con preguntas simples como: ¿Quién tiene acceso a los datos? ¿Quién lo usa? ¿Para qué lo usan? Lo más importante, y probablemente lo más desafiante, es que los líderes de instrucción audaces deben mover el uso de datos en su edificio desde la identificación del problema; cosas como la asistencia, los registros de disciplina y las pruebas fallidas; en una transición de resolución de problemas. Cuando usamos datos para resolver problemas, se usan para ajustar o mejorar una práctica o protocolo. Si bien esto puede parecer una diferencia sutil, es poderosa cuando se trata de determinar la efectividad de un maestro, programa, plan de estudios, etc. e identificar un proceso de mejora.

 

El papel de un líder escolar cambia perpetuamente por semana, día o incluso minuto. El flujo y reflujo del trabajo puede ser estresante y exigente, tanto que a muchos directores les resulta difícil concentrarse en ser un líder educativo, incluso cuando lo desean. Pero recuerde, es fácil para cualquier director llenar cada día con la innumerable cantidad de preguntas o distracciones que se le presenten. Son esas mismas distracciones las que pueden impedir que un director cumpla quizás con la faceta más importante de su trabajo: garantizar que todos los estudiantes aprendan y crezcan al recibir la instrucción ambiciosa que tanto merecen.

Más aprendizaje

Próximamente en la serie CINCO Liderazgo educativo audaz, veremos las formas en que un líder educativo puede planificar los sistemas en su campus para hacer que todas estas ideas funcionan. Si desea leer más, también puede pedir mi libro Inside The Principal’s Office, que está diseñado no sólo para analizar el liderazgo educativo, sino también para explorar otros aspectos del trabajo más difícil de la educación.

También espero que considere registrarse para el curso en línea Bold Instructional Leadership. En este curso asincrónico en línea, obtendrá información y recursos valiosos sobre cómo mejorar su liderazgo educativo.

Este artículo está disponible y se puede acceder a él en inglés aquí.

Compártelo
Robert Thornell
Robert Thornell, Ed.D. has over 25 years of education experience and has made it his career passion to help educational leaders improve their work. Dr. Thornell has served as both an elementary and secondary principal and currently works as Director of Leadership Development in Lewisville ISD (Texas) in addition to his work with NWEA as a School Improvement Coach. His dissertation research revolved around the mentorship of campus administrators and he has continued this pursuit throughout his career by developing skills of effective leadership and ambitious instruction.

Categorías
Tags: , , , , , ,